martes, 12 de septiembre de 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

injusticias

alguien me dijo que la vida no es justa
no recuerdo en qué situación ni por qué
y te prometo que hasta el momento en que tus ojos me miraron igual que lo hacían antes no lo pensé

lunes, 26 de junio de 2017

:-)

Cuando tu boca se acerca a la mía
                                             la mía se pone contenta

lunes, 29 de mayo de 2017

solo solito

vengo de enterrar mi corazón
donde ya no hay tierra
en un cementerio lejano
donde no hay tierra.

allí lo dejé solito envuelto en mármol,
mi hueco tiraba imantado para recuperarlo
lloraba porque yo lo abandonaba,
sabía que lo abandonaba.

vengo de enterrar el corazón
que tanta vida me dio
que tanta muerte evitó
que vacío no lo quiero.

tengo ahora un pecho agujereado,
sin latidos traslúcidos
que ya no intenta palpitar un corazón muerto.

mira este hueco que ahora me llora,
terminado el funeral,
se ha visto solo el pobrecito
solo solito

martes, 23 de mayo de 2017

las señales

- ¡Es que no me lo podía creer! ¡¿Cómo era posible?!
- Yo te entiendo.
- Fíjate, si hubiera dicho que no.
- Pero, no vayas a creer que es tu abuelo, ¿eh?
- Ya.

Callé.
Hay veces que me gustaría creer en Dios.

martes, 16 de mayo de 2017

Como a mí me gusta

México, como siempre tú y tu vida,
quiero hacer cantarte boleros y alejarme de las carreteras,
surcar tus caminos
¡espérame para cantarle también a tu tierra!








miércoles, 10 de mayo de 2017

Juan Rulfo





- Nos toca ver el final. Quien no se haya terminado Pedro Páramo y quiera salir de clase, es libre de hacerlo.
Nadie se movió.
- En serio. Es libre de levantarse y partir, pero si se queda, sepa que vamos a destripar el final. Ahora o nunca.
Una oleada de alumnos salieron de la clase y la puerta se cerró. Ni siquiera encendimos la luz.
Los 10 últimos minutos se congelaron en el tiempo. Nos congelamos todos. Nadie habló. Nadie se movió. Sonaron las siete de la tarde y con esas campanas, los crujidos de nuestros cerebros.
Se abrieron las grietas del suelo y después un túnel a México.
Ya no podemos salir de Comala.
Ya se escuchan los ecos.




Fotografías de Juan Rulfo (1917-1986)
Última en Comala, México, escenario de Pedro Páramo

martes, 28 de marzo de 2017

Bébete la cerveza y cómeme la boca,
que sé que te mueres de ganas.
Hoy me apetece cerrar contigo todos los bares de la ciudad.

Las de este año han sido mis mejores navidades sin ninguna duda. Estoy en un país hermoso, con una mujer inteligente y guapa que tiene un gran sentido del humor y es dulce como un puñado de fresas (y está más buena y ha grabado este video ❤️🍓 gracias @lillynamnam) • • Hubo una temporada en que pensé que lo que más importaba era ser feliz, sentirse feliz, y eso sólo lo conseguía durante un rato después de acabar una canción; ahora creo que lo más importante es disfrutrar (de la alegría y también de la tristeza). Pasear por el cable tensado y suspendido de tu vida sin pensar en que todo el tiempo estás a punto de morirte. • • La noche antes de volar a Bangkok me puse a tocar y me salió todo esto, sin pensar, sin forzar, disfrutándolo. Armonia, melodía y letra. Lo puro, simple o no, llega solo. Al 2017 y a la vida le pido que me enseñe a vivirla mejor y a afinar esta Enya EB-10 que por algo me ha costado 60€. • • #originalsong #songwriter #song #60secsong #60second #60s #loopsong #carmenboza #thailand #ilovethailand #pai #nuevodisco #newrecord #newsong #inspiration #inspiracion #musician #girl #jungle #happy #thaijungle
Una publicación compartida de Carmen Boza (@holamellamoboza) el

miércoles, 1 de marzo de 2017

Claro, es que es normal, es que estoy rota.
¿Quién estaría con alguien roto, si no vienen con herramientas?

lunes, 16 de enero de 2017

Siempre en estado de alerta

Me gusta irme a la cama antes que tú, que eres despierto e insomne.
Me gusta más esperarte "dormida", porque sé que mi cuerpo se queda terrenal y alerta a ese momento: cuando te deslizas entre las sábanas para buscarme.
Y me encuentras.


martes, 3 de enero de 2017

hay que entretener al necio

Son las 4:14 porque no me puedo dormir.
Voy al servicio. 4:16. Ya he vuelto. Desconecto el móvil porque ya está al 100%. Ya.
Estoy despierta porque llevo horas escuchando en mi cabeza los pensamientos callados -y también los altos- de la gente que una vez me apreció.
Nunca me han dicho todo lo que están pensando ahora, pero sin embargo sé que ya no canto bien, ni les gustan mis botines Nike, ni van volver a un concierto, ni soy guapa. Ya no soy ninguna de esas cosas.
Retumban tan fuerte en este silencio nocturno que casi me creo todas esas cosas que dicen estar mal.

Como no hay manera de callarlas -de callar esas voces chillonas- he metido a Lope de Vega en mi cama, y he dejado que me leyese El Arte Nuevo De Hacer Comedias.

Ha concluido diciendo
"[...] sustento, en fin, lo que escribí, y conozco
que, aunque fueran mejor de otra manera,
no tuvieran el gusto que han tenido,
porque a veces lo que es contra lo justo
por la misma razón deleita al gusto."

Y con esa elegancia termina de hablarle a España, y también, por supuesto, al vulgo. Yo he saboreado las palabras y las he pensado igual, por fin mi pulso se ha relajado y el mensaje invisible ha sido enviado a las mentes necias. Igual es por eso que no lo entienden. Porque no lo ven.

Son las 4:29, beso a Lope y por fin,  sí. Buenas noches.